Domingo Natividad del Señor Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 2, 15-20

15 Cuando los ángeles regresaron al cielo, los pastores se dijeron el uno al otro: “Vamos a Belén para ver esto que ha sucedido, que el Señor nos ha manifestado”.

16 Fueron rápidamente, y encontraron a María y a José, y vieron al niño acostado en el pesebre. 17 Luego contaron lo que había sido anunciado a ellos sobre este niño. 18 Todos los que escucharon a los pastores quedaron asombrados, 19 pero María guardaba todas estas cosas meditando sobre ellas en su corazón. 20 Los pastores regresaron a los campos, glorificando y alabando a Dios por lo que habían escuchado y visto, tal como les había sido anunciado.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼»REFLEXIÓN»

Sábado IV Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 1, 67-79

67 Zacarías, el padre de Juan, lleno del Espíritu Santo, comenzó a profetizar, diciendo:

68 “Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y liberado a su pueblo.

69 Él nos ha enviado un poderoso Salvador, de la casa de David, su siervo,

70 tal como lo dijo a través de sus santos profetas.

71 Es la salvación de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian,

72 para tener misericordia con nuestros padres que recordarán así, su santa alianza.

73 Este es el juramento que hizo a nuestro padre Abraham, para permitirnos que

74 una vez libres de las manos de nuestros enemigos, le sirvamos sin temor,

75 en santidad y justicia delante de Él todos nuestros días.

76 Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo porque irás delante del Señor preparando su camino,

77 para dar a su pueblo el conocimiento de la salvación a través del perdón de sus pecados,

78 porque Dios en su gran misericordia, nos trae de lo alto el sol de un nuevo día

79 para iluminar a todos los que viven en la oscuridad y en la sombra de la muerte, para guiar nuestros pasos en el camino de la paz”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en👉🏼«REFLEXIÓN»

Viernes IV Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 1, 57-66

57 Llegó el momento para que Isabel tuviera el hijo, y ella dio a luz a un niño. 58 Los vecinos y familiares se enteraron que Dios había sido tan bueno y misericordioso con Isabel, y todos se alegraron con ella. 59 Al octavo día, vinieron a circuncidar al niño y quisieron darle el nombre de su padre, Zacarías. 60 Pero su madre dijo: “No. Será llamado Juan”.

61 Entonces le dijeron: “¡Pero no tienes a nadie en tu familia con ese nombre!”

62 Luego le hicieron señas al padre, preguntándole qué nombre quería ponerle al niño. 63 Zacarías pidiendo una tabla, escribió: “Su nombre es Juan”. Y todos estaban muy asombrados. 64 En ese momento Zacarías pudo hablar nuevamente y comenzó a bendecir a Dios. 65 Los vecinos tenían mucho miedo y todas estas cosas se comentaban por toda la región montañosa de Judá. 66 Todos los que escuchaban estas cosas, las guardaban en su corazón, diciendo: “¿Qué será ese niño? Porque, verdaderamente el poder del Señor estaba con él”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Jueves IV Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 1, 46-56

46 Entonces María dijo:

“Mi alma anuncia la grandeza del Señor,

47 y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador.

48 Porque ha mirado la humildad de su sierva.

Desde ahora en adelante todas las generaciones me llamarán Bienaventurada,

49 porque el Poderoso ha hecho grandes cosas por mí. Su nombre es santo

50 y muestra su misericordia de generación en generación a todos los que lo temen.

51 Hizo portento con su brazo, dispersó a los soberbios con los planes de sus corazones.

52 Quitó a los poderosos de sus tronos y levantó a los humildes.

53 Llenó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías.

54 Ayudó a Israel, su siervo para recordarles de su misericordia,

55 así como se lo dijo a nuestros padres, a Abraham y todos sus descendientes para siempre”.

56 María se quedó con Isabel durante unos tres meses y luego regresó a su casa.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Miércoles IV Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 1, 39-45

39 Durante esos días, María se preparó y levantándose rápidamente fue a una ciudad en la región montañosa de Judá. 40 Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. 41 Tan pronto como Isabel escuchó el saludo de María, el niño saltó en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, 42 dijo en voz alta:

“¡Bendita eres tú entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! 43 ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor me visite? 44 Porque en el momento que llegó a mis oídos la voz de tu saludo, el niño saltó de alegría dentro de mi vientre. 45 Feliz tú porque has creído que se realizarán las cosas que se te han anunciado de parte del Señor”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Martes IV Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 1, 26-38

26 En el sexto mes (de embarazo de Isabel), el ángel Gabriel fue enviado a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, 27 a una virgen que estaba comprometida con un hombre llamado José, un descendiente del rey David. El nombre de la virgen era María. 28 Entrando donde ella estaba, el ángel le dijo: “¡Alégrate, llena de gracia! El Señor está contigo”.

29 Pero María quedó confundida a causa de estas palabras y se preguntaba qué significaba ese saludo. 30 Entonces el ángel le dijo:

“No tengas miedo, María, porque has encontrado gracia delante de Dios. 31 he aquí que quedarás embarazada y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. 32 Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor, Dios, le dará el trono de su antepasado, el rey David. 33 Él reinará sobre los descendientes de Jacob, y su reino no tendrá fin”.

34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo podrá suceder esto, si soy virgen?”

35 El ángel le respondió:

“El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por tanto, el niño será llamado santo e Hijo de Dios. 36 he aquí que tu pariente Isabel ha quedado embarazada a pesar de su vejez. Es ya el sexto mes para ella, quien era llamada estéril, 37 porque nada es imposible para Dios”.

38 Entonces María respondió: “He aquí la esclava del Señor; que se haga conmigo según tu palabra”. Y el ángel se fue.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼»REFLEXIÓN»

Lunes IV Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 1, 5-25

5 Cuando Herodes era rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, que era del grupo sacerdotal de Abías. Su esposa era de las hijas de Aarón, una familia sacerdotal, y se llamaba Isabel. 6 Ellos dos eran justos delante de Dios y vivían correctamente, obedeciendo fielmente todas las leyes y mandamientos del Señor; 7 pero no tenían hijos porque Isabel no podía y ambos eran muy viejos.

8 Sucedió que cuando Zacarías estaba haciendo su servicio sacerdotal delante de Dios, de acuerdo al turno de su clase sacerdotal. 9 Según la costumbre del sacerdocio, había sido elegido por sorteo para entrar en el Templo del Señor y quemar el incienso. 10 Durante la hora del incienso, la gente estando afuera rezaba. 11 Entonces apareció un ángel del Señor delante de Zacarías, de pie en el lado derecho del altar del incienso. 12 Cuando Zacarías lo vio, el miedo se apoderó de él, 13 pero el ángel le dijo:

“No tengas miedo, Zacarías, ¡porque Dios escuchó tu oración! Tu esposa, Isabel, dará a luz un hijo, y lo llamarás Juan. 14 Tendrás alegría y felicidad y muchas personas se alegrarán de su nacimiento, 15 porque él será grande delante del Señor. No debe beber nunca vino ni licor, porque será lleno del Espíritu Santo ya desde el vientre de su madre 16 y hará que muchos israelitas vuelvan al Señor, su Dios. 17 Él irá delante del Señor con el espíritu y el poder de Elías para hacer que los padres vuelvan sus corazones a los hijos, y las personas desobedientes a la prudencia de los justos, con el fin de preparar para el Señor un pueblo dispuesto”.

18 Entonces Zacarías le preguntó al ángel:

“¿Cómo puedo saber que esto es cierto? Porque yo soy viejo y mi esposa también lo es”.

19 El ángel respondió:

“Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado a hablar contigo para darte estas buenas noticias. 20 Pero ahora, como no has creído en mis palabras, quedarás mudo e incapaz de hablar hasta el día en que se realice esto, que se cumplirá en su tiempo”.

21 Mientras tanto, la gente estaba esperando a Zacarías, y todos estaban extrañados de que él pasara tanto tiempo en el Templo. 22 Cuando Zacarías salió, no les podía hablar, entonces se dieron cuenta de que había tenido una visión en el Templo. Incapaz de hablar, él se comunicaba con ellos por medio de señas.

23 Cuando terminaron los días de servicio en el Templo, Zacarías regresó a casa, 24 y poco después, su esposa Isabel quedó embarazada y no salió de la casa durante cinco meses. Ella decía:

25 “Así ha obrado el Señor conmigo en los días en que se dignó a mirarme para quitar mi vergüenza entre las personas”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼»REFLEXIÓN»

Domingo IV Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Mateo 1, 18-24

18 El nacimiento de Jesucristo fue así: María, su madre, estaba comprometida con José, pero antes de que vivieran juntos quedó embarazada por medio de la obra del Espíritu Santo. 19 José, con quien María se iba a casar, era un hombre que siempre hacía lo correcto. Él no quería avergonzar públicamente a María y decidió romper el contrato de matrimonio secretamente. 20 Mientras José pensaba en esto, un ángel del Señor se le apareció en un sueño y le dijo: “José, descendiente de David, no tengas miedo de recibir a María como tu esposa, porque ella está embarazada por obra del Espíritu Santo. 21 Ella tendrá un niño, y lo llamarás Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados”.

22 Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que el Señor había dicho a través del profeta: 23 “La virgen estará embarazada y tendrá un hijo a quien le pondrán el nombre de Emanuel, que significa ‘con nosotros está Dios’”.

24 Cuando José despertó, hizo lo que el ángel del Señor le ordenó y recibió a María como su esposa.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼»REFLEXIÓN»

Sábado III Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Mateo 1, 1-17

1 Libro de los antepasados ​​de Jesucristo, descendiente de David quien era también descendiente de Abraham.

2 Abraham fue el padre de Isaac, Isaac fue el padre de Jacob, y Jacob fue el padre de Judá y sus hermanos. 3 Judá fue el padre de Peres y Zera, y su madre fue Tamar. Peres fue el padre de Jezrón, quien fue el padre de Aarón. 4 Aarón fue el padre de Aminadab, el padre de Naasón, Naasón el padre de Salmón. 5 Salmón fue el padre de Boaz, y la madre de Boaz era Rajab. Boaz fue el padre de Obed, y la madre de Obed era Ruth. Obed fue el padre de Isaí, 6 quien fue el padre del rey David.

David procreó a Salomón con la que había sido la esposa de Urías. 7 Salomón fue el padre de Roboán; Roboán, el padre de Abías; Abías, el padre de Asá. 8 Asá fue el padre de Josafat; Josafat, el padre de Jorán; Jorán, el padre de Uzías. 9 Uzías procreó a Jotán; Jotán procreó a Acaz, y Acaz fue el padre de Ezequías. 10 Ezequías fue el padre de Manasés; Manasés, el padre de Amón; Amón, el padre de Josías. 11 Josías fue el padre de Jeconías (Joaquín) y sus hermanos cuando los israelitas fueron prisioneros deportados en Babilonia.

12 Después de la deportación babilónica, Jeconías (Joaquín) fue el padre de Salatiel; Salatiel, el padre de Zorobabel. 13 Zorobabel fue el padre de Abiud; Abiud fue el padre de Eliaquín; Eliaquín fue el padre de Azor. 14 Azor fue el padre de Sadoc; Sadoc fue el padre de Aquín; Aquín fue el padre de Eliud. 15 Eliud fue el padre de Eleazar; Eleazar fue el padre de Matán; Matán fue el padre de Jacob.16 Jacob procreó a José, el esposo de María la madre de Jesús, llamado el Mesías.

17 De esta manera son catorce generaciones desde Abraham hasta David; catorce generaciones desde David hasta que los israelitas fueron llevados a Babilonia, y desde la deportación babilónica hasta el nacimiento del Mesías, también son catorce generaciones.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Viernes III Semana de Adviento Ciclo A

Evangelio según

San Juan 5, 33-36

33 Ustedes enviaron mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio de lo que es verdad. 34 Sin embargo, no es que yo pretenda obtener de ningún ser humano testimonio en mi favor; pero se los recuerdo para que ustedes se salven”.

35 “Juan era como una lámpara encendida y brillante, y por algún tiempo ustedes se alegraron con su luz. 36 Pero yo tengo un testimonio a mi favor aún mayor que el de Juan, porque las obras que el Padre me ha dado para cumplirlas, esas mismas obras que hago dan testimonio de mí y prueban que el Padre me envió.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼»REFLEXIÓN»