Ciclo litúrgico A de la Iglesia Cristiana Católica

Jueves Después de Ceniza Ciclo A

Evangelio según

San Lucas 9, 22-25

22 Él les dijo también:

“Es necesario que el Hijo del Hombre tenga que sufrir mucho, ser rechazado por los líderes judíos, por los principales sacerdotes y por los maestros de la Ley, ser asesinado y, al tercer día, ser resucitado”.

23 Entonces dijo a todos:

“Si alguien quiere ser mi seguidor, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame. 24 Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por causa mía, la salvará. 25 ¿De qué sirve que alguien gane el mundo entero, pero se destruye o se pierde a sí mismo?

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼»REFLEXIÓN»

Miércoles VII Semana Miércoles de Ceniza Ciclo A

Evangelio según

San Mateo 6, 1-6, 16-18

1 “Tengan cuidado de no hacer su justicia en público para ser vistos por otros. Si lo hacen, no recibirán ninguna recompensa de su Padre en los cielos.

2 Cuando des limosna, no digas lo que has hecho, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles. Hacen esto para ser felicitados por otros. En verdad les digo que ya han recibido su recompensa. 3 Pero cuando des limosna a alguien, que tu mano izquierda no se entere de lo que hace la derecha, 4 de esta manera tu limosna estará en secreto, y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará la recompensa.

5 Cuando oren, no sean como los hipócritas que les gusta rezar de pie en las sinagogas y las esquinas de las calles para ser vistos por otros. En verdad les digo que ya han recibido su recompensa. 6 Pero cuando ores, ve a tu habitación, cierra la puerta y reza a tu Padre que está en lo secreto, y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará la recompensa.

16 Cuando ayunen, no hagan una cara triste como lo hacen los hipócritas, porque lo hacen para que todos sepan que están ayunando. Ciertamente les digo que ya han recibido su recompensa. 17 Pero cuando tú ayunes, lávate la cara y peina tu cabello 18 para que otros no sepan que estás ayunando, sino solo tu Padre que está en lo secreto sabrá que estás ayunando, y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará la recompensa

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Martes VII Semana Tiempo Ordinario Ciclo A

Evangelio según

San Marcos 9, 30-37

30 Dejaron ese lugar y continuaron caminando a través de la Galilea. Jesús no quería que nadie supiera dónde se encontraba 31 porque estaba enseñando a los discípulos. Él les decía: “El Hijo del Hombre será entregado en manos de los hombres, y ellos lo matarán; pero, después de muerto ,a los tres días resucitará”.

32 Mas ellos no entendían lo que Jesús decía y tenían miedo de preguntarle.

33 Vinieron a la ciudad de Cafarnaúm y cuando estaban en la casa, Jesús les preguntó a los discípulos: “¿De qué hablaban en el camino?”

34 Pero guardaron silencio porque en el camino habían discutido quien era el más importante.

35 Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo: “Si alguien quiere ser el primero, debe ser el último y servir a todos”.

36 Entonces tomó un niño y lo puso en medio de ellos. Abrazándolo, les dijo: 37  “Quien reciba a uno de estos niños en mi nombre, me recibe a mí. Y el que me recibe, no solo a mí me recibe, sino al que me envió”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en👉🏼 «REFLEXIÓN»

Lunes VII Semana Tiempo Ordinario Ciclo A

Evangelio según

San Marcos 9, 14-29

14 Cuando se acercaron a los otros discípulos, vieron una gran multitud a su alrededor y algunos maestros de la Ley discutiendo con ellos. 15 Cuando la gente vio a Jesús, todos se asombraron e inmediatamente corrieron a saludarlo. 16 Jesús les preguntó a sus discípulos: “¿Sobre qué cosa estaban discutiendo con ellos?”

17 Una persona de entre la multitud le respondió: “Maestro, te traje a mi hijo, porque está dominado por un espíritu maligno y no puede hablar. 18 Cuando el espíritu ataca a mi hijo, lo arroja al suelo y comienza a hacer espuma y rechinar los dientes; y se está debilitando cada vez más. Ya les pedí a tus discípulos que lo expulsaran, pero no fueron capaces”.

19 Jesús les dijo: “¡Gente sin fe! ¿Por cuánto tiempo estaré con ustedes? ¿Por cuánto tiempo tendré que soportarlos? Tráiganme al muchacho”.

20 Se lo llevaron, pero cuando el espíritu vio a Jesús, repentinamente sacudió al muchacho con fuerza. Él cayéndose, comenzó a rodar por el suelo, haciendo espuma por la boca.

21 Jesús le preguntó a su padre: “¿Cuánto tiempo lleva tu hijo así?”

El padre le dijo: “Ha estado así desde que era pequeño. 22 Muchas veces el espíritu lo arroja al fuego y al agua para matarlo. Pero si puedes hacer algo, entonces ayúdanos. ¡Ten piedad de nosotros!”

23 Jesús le dijo: “Cómo que si puedes? Cualquier cosa es posible para el que tiene fe”.

24 Enseguida el padre del muchacho gritó: “¡Tengo fe! ¡Ayúdame a tener aún más fe!”

25 Cuando Jesús vio que muchas personas se reunían a su alrededor, ordenó al espíritu maligno: “¡Espíritu mudo y sordo!, ¡sal de este muchacho y nunca más vuelvas a entrar en él!”

26 El espíritu gritando, sacudió al muchacho y salió de él, dejándolo como muerto. Por eso todos decían “murió”. 27 Pero Jesús tomándolo de la mano, lo ayudó a ponerse de pie y se levantó.

28 Cuando Jesús entró en la casa, sus discípulos le preguntaron en privado: “¿Por qué no pudimos expulsar ese espíritu?”

29 Él les dijo: “Este tipo de espíritu nadie puede expulsarlo sino con oración”.

TRADUCCIÓIN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Domingo VII Tiempo Ordinario Ciclo A

Evangelio según

San Mateo 5, 38-48

38 Han escuchado que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente” (Ex 21:24; Lv 24:20; Deut 19:21). 39 Pero yo les digo que no se venguen de los que les hacen daño. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, ofrécele también la otra. 40 Si alguien te lleva a juicio para quitarte la camisa, deja que también tome la capa. 41 Si uno te obliga a llevar una carga un kilómetro, llévala dos kilómetros. 42 Al que te pida, dale; y al que te pida prestado, no lo rechaces.

43 Han escuchado que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tus enemigos” (Lv 19:18). 44 Pero yo les digo: amen a sus enemigos y recen por quienes los persiguen, 45 para que puedan convertirse en hijos de su Padre que está en los cielos. Porque Él hace brillar el sol sobre los malos y los buenos, y hace llover tanto sobre los justos e injustos. 46 Porque si aman solo a los que los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¡También los cobradores de impuestos hacen lo mismo! 47 Si solo saludan a sus hermanos, ¿qué están haciendo de más? ¡También los paganos hacen lo mismo! 48 Por tanto, sean perfectos, así como su Padre en los cielos es perfecto”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»