Ciclo litúrgico C de la Iglesia Cristiana Católica

Lunes XXXI Semana Tiempo Ordinario Ciclo C

Evangelio según

San Lucas 14, 12-14

12 Jesús también le dijo al hombre que lo había invitado:

“Cuando hagas una comida o cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes ni a tus vecinos adinerados, porque seguramente también ellos te volverán a invitar y así te pagarán por la amabilidad que les has hecho. 13 Pero cuando hagas un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos, 14 y serás bendecido, porque ellos no podrán pagar por lo que les has hecho, pero Dios te pagará en el día de la resurrección de los justos”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Domingo XXXI Semana Tiempo Ordinario Ciclo C

Evangelio según

San Lucas 19, 1-10

1 Jesús entró en Jericó y comenzó a cruzar la ciudad. 2 Un hombre rico vivía allí, llamado Zaqueo, quien era jefe de recaudadores de impuestos. 3 Estaba tratando de ver quién era Jesús, pero no podía, debido a la multitud, porque Zaqueo era pequeño de estatura. 4 Entonces corrió delante de la gente y se subió en una higuera salvaje para ver a Jesús, porque se suponía que debía pasar por allí. 5 Cuando Jesús llegó a ese lugar, levantando la vista lo vio y le dijo: “Zaqueo, bájate rápido, porque hoy es necesario que me quede en tu casa”.

6 Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió en su casa con gran alegría. 7 Todos los que vieron esto comenzaron a murmurar diciendo que había entrado a quedarse en la casa de un pecador. 8 Entonces Zaqueo se levantó y le dijo al Señor: “He aquí, Señor, que daré la mitad de mis bienes a los pobres y si en algo he robado a alguien, se lo devolveré cuatro veces más”.

9 Entonces Jesús dijo: “Hoy la salvación ha venido a esta casa, porque este hombre también es descendiente de Abraham. 10 Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Sábado XXX Semana Tiempo Ordinario Ciclo C

Evangelio según

San Lucas 14, 1, 7-11

1 Un sábado, Jesús entró a la casa de un líder fariseo para comer y las personas que estaban allí observaban a Jesús con mucho cuidado.

7 Jesús observando cómo los invitados elegían los mejores asientos en la mesa, les contó esta parábola:

8 “Cuando alguien te invite a una fiesta de bodas, no te sientes en el primer lugar, porque puede ser que alguien más distinguido que tú haya sido invitado, 9 y por tanto, viniendo el que ha invitado a los dos te diga: ‘Dale tu lugar a éste’, y luego tendrás que ir con vergüenza a sentarte en el último asiento. 10 Por el contrario, cuando seas invitado, ve y siéntate en el último lugar para que cuando venga quien te invitó diga: ‘Amigo, ven y siéntate aquí en un lugar mejor’. Entonces será un gran honor para ti frente a todos los invitados, 11 porque el que se engrandece será humillado, pero el que se humilla será engrandecido”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Viernes XXX Semana Tiempo Ordinario Ciclo C

Evangelio según 

San Lucas 6, 12-16

12 En aquellos días sucedió que Jesús subió a una montaña para orar y pasó toda la noche orando a Dios. 13 Cuando amaneció, llamó a sus discípulos y eligió doce de ellos a quienes llamó apóstoles: 14 Simón, a quien llamó Pedro, y a su hermano Andrés; a Jacobo y a Juan; a Felipe y a Bartolomeo; 15 a Mateo y a Tomás; a Jacobo\, hijo de Alfeo, y a Simón, llamado el Zelote; 16 a Judas, hijo de Jacobo, y a Judas Iscariote, que vino a ser el traidor.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»

Jueves XXX Semana Tiempo Ordinario Ciclo C

Evangelio según

San Lucas 13, 31-35

31 En ese momento, unos fariseos llegaron y le dijeron a Jesús: “Sal y vete de aquí, porque Herodes quiere matarte”.

32 Jesús les dijo:

“Vayan y díganle a ese zorro lo siguiente: ‘Hoy y mañana expulsaré demonios y curaré a la gente y al tercer día terminaré mi obra. 33 “Pero es necesario que siga mi camino hoy, mañana y pasado mañana, porque un profeta no debe ser asesinado fuera de Jerusalén”.

34 “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los mensajeros que Dios te envía! ¡Cuántas veces he querido juntar a tus hijos, así como la gallina junta sus polluelos debajo de sus alas, pero no quisiste! 35 Ahora la casa de ustedes estará completamente abandonada. Les digo que no volverán a verme hasta que llegue el momento en que digan: ‘¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!’” (Sal 118:26).

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

Clic en 👉🏼«REFLEXIÓN»